Feria de las Flores

Feria de las Flores

Museo de El Carmen

Historia del Museo

Actividades Culturales

Salas

Logotipo del Museo

Mapa del Museo

Búsqueda

Enlaces

Mapa del Sitio

Contacto

La Orden Carmelita

Origen de la Orden

Actividad en México

Colegio de San Angel

Historia del Colegio

Iglesia de El Carmen

Feria de las flores

En 1856 el presidente Don Ignacio Comonfort emite un decreto para autorizar una feria anual en la entonces villa de San Ángel. Esto no fue otra cosa que la simple institucionalización de un acontecimiento que había nacido a principios del siglo XVII, gracias a la labor de los frailes carmelitas descalzos y las aguas del río de la Magdalena. Estas dos circunstancias provocaron en las tierras de San Ángel un sin numero de jardines y huertas que incitarían el amor a las flores y los frutos entre sus pobladores.

San Ángel o Tenanitla, nombre indígena del barrio, se comenzó a convertir en un sitio de recuperación y veraneo desde el siglo XVI. Sus condiciones geográficas, al pie de las montañas, lejos de las orillas de los lagos, con varios riachuelos que lo atravesaban, y con tierras fertilizadas por las antiguas erupciones volcánicas, le permitieron abrigar los cultivos de indios y españoles.

Pero es indiscutible que fueron los Carmelitas quienes en 1597 acometieron la empresa de nivelar, fertilizar e irrigar las tierras de manera perseverante.

El viejo Monte Carmelo, a las orillas del Mar Mediterráneo y cuna de esta orden de ermitaños, lleva este nombre en alusión a los jardines o huertas existentes en él. En recuerdo de este origen, los religiosos disponían huertas y jardines floridos junto a todas sus fundaciones, lo que facilitaba la vida de recogimiento interior y contemplación que su regla imponía.

El mismo Fray Andrés de San Miguel fue encargado de represar y canalizar las aguas del río Magdalena, así como de trazar y construirle senderos a la huerta que tanto prestigio ganó para este antiguo barrio de Coyoacán. Además sirvió de ejemplo a sus vecinos para que así San Ángel se transformara en la villa llena de flores y frutos que tanto alabaron los escritores del siglo XIX.

La celebración de las fiestas en honor de la Virgen del Carmen, durante el mes de Julio de cada año, fueron el pretexto para que el pueblo se enjoyara con las flores y los frutos de los más variados aromas, coloraciones y aspectos, todos de gran deleite a los sentidos.

Diseño de esta página: Arues Diseño de páginas web 2001

Joyas Reiki Biocyber - Magnetoterapia Flores de Saint Germain Radiestesia
Flores de Chile Juguetes Mexicanos Flores de Bach Los buscadores